Disciplina, honestidad y lealtad en la Guardia Nacional

Disciplina, honestidad y lealtad en la Guardia Nacional

El titular de la Guardia Nacional deberá cumplir una serie de requisitos profesionales y personales que garanticen el éxito.

Una de las decisiones más difíciles que deberá tomar el presidente de la República será la designación del responsable de la Guardia Nacional. Se trata de un cargo de enorme complejidad que implica un perfil de gran especialización, sensibilidad y confianza. En la persona que encabece la nueva corporación recaerá la tarea de responder a la principal demanda de los mexicanos que es la recuperación de la paz y la tranquilidad en la mayor parte del país.

El titular de la Guardia deberá cumplir una serie de requisitos profesionales y personales que garanticen el éxito de la nueva encomienda. En principio, es indispensable que cuente con la experiencia para asumir la obligación de proporcionar seguridad a todos los mexicanos.

Este es un tema tan delicado y que se encuentra en una situación tan vulnerable que también demanda una gran capacidad de liderazgo y disciplina para encabezar una organización que irá creciendo hasta llegar a 50 mil elementos, formada por miembros de las fuerzas armadas y de otros cuerpos policiacos.

En quien recaiga la designación además de preparación académica y experiencia deber tener un compromiso sólido con los derechos humanos. La columna vertebral de la actuación de la Guardia es el respeto irrestricto de los derechos fundamentales de las personas.

Ahora bien, de igual forma esa persona deberá tener entre sus características el valor. Se necesita a alguien que anteponga los intereses de la nación y de la sociedad, sobre cualquier otro. Debe tener un profundo sentido del patriotismo, pero sobre todo ser honesto a prueba de cualquier forma e intento de corrupción.

En pocas palabras, quien esté al frente de la nueva Guardia Nacional deberá tener liderazgo así como de decisión con una incuestionable y comprobada lealtad a las instituciones del país.

 

Lee la nota en el periódico Publímetro AQUÍ

Deja un comentario