Enfermeras y enfermeros, héroes que al fin celebramos

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on print
Share on whatsapp
  • Texto publicado por la senadora Mónica Fernández Balboa en el periódico Publímetro.

 

El día de hoy celebramos en circunstancias especiales a personas que son un ejemplo de empatía, solidaridad y entrega a los demás.

Las enfermeras son mujeres, en su gran mayoría, pero cada día hay más hombres que dejan su vida para procurar la salud de quien los necesitan. Auxilian a otros profesionales que cuidan de todos nosotros, y lamentablemente en muchas ocasiones el personal de enfermería no es suficientemente valorado. Por ello, debemos rendir siempre homenaje y hacer un reconocimiento sentido y profundo por la labor que realizan.

Los y las enfermeras, la mayoría de las veces desde el anonimato, se encargan a diario de atender a personas que requieren un apoyo especial y hacen un esfuerzo extraordinario para que los enfermos recuperen su salud. En las condiciones actuales que todos estamos tratando de superar y evitar la pandemia del Covid 19, ese personal sanitario lo enfrenta, aun en condiciones adversas, haciendo a un lado su propia situación.

Tristemente hemos visto en los medios de comunicaciones como esta tarea es desestimada por algunos. En ese sentido, son inadmisibles los ataques o expresiones de discriminación en contra de quienes sin ningún egoísmo contribuyen a nuestro bienestar.

Sin duda, el personal de enfermería que trabaja con los recursos que están a su alcance, muchas veces haciendo casi milagros, que no escatiman en horas de trabajo, que anteponen sus profesiones y su vocación, incluso a las necesidades de sus más cercanos para ponerse al servicio de quienes ni siquiera conocen, merecen que se les dé el mejor de los tratos.

Ello debe traducirse en condiciones de empleo dignas, con horarios y remuneraciones justas, así como con todo el equipo necesario que proteja sus propias vidas.

Como sociedad nuestra obligación es respetarles y agradecerles la gran labor que realizan cotidianamente. Sirvan estas líneas para expresarles mi más amplio reconocimiento y también para hacer un llamado para que, en su día y siempre, en las instituciones públicas y privadas, reciban de manera justa lo que merecen para seguir trabajando por el bienestar de todos.

 

Lee esta columna en Publímetro AQUÍ.

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on print
Print
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario