fbpx

Los principios nazis de la ultraderecha rigen a la oposición en su estrategia de guerra sucia

Versión estenográfica de la Sen. Mónica Fernández Balboa en tribuna durante la sesión ordinaria del Senado de la República

Vengo aquí a oír temas en las últimas semanas que realmente me han puesto a leer y a estudiar, porque yo digo me suena, me suena, dónde he visto esto antes, dónde lo he escuchado y el ministro, voy a traer otra vez a colación al ministro para la ilustración pública y la propaganda durante el Tercer Reich, el nazi, a Joseph Goebbels y él tiene once principios, voy a mencionar algunos:

El primero. El principio de simplificación y del enemigo único, y dice que hay que adoptar una idea, un único símbolo, individualizar al adversario en un único enemigo, y el principio de transposición dice: “cargar sobre el adversario los propios errores o defectos, los propios errores o defectos que han repetido durante décadas, respondiendo al ataque, para decir: si no pueden negar las mentiras, pues inventen otras que las distraigan y cualquier anécdota por pequeña que sea hay que convertirla en una amenaza grave”.

¿Por qué lo traigo a colación? Son tres de los once principios nazis de la ultraderecha para hacer guerras sucias.

Pues porque ahorita están sumamente dolidos porque resulta que hoy a pesar de las mentiras que dicen todo el tiempo, ¿qué creen? el Presidente de México, el licenciado Andrés Manuel López Obrador subió en las encuestas, creció en las encuestas.

¿En dónde creen? en el medio que ellos utilizan como argumento para decir que ellos son los que están creciendo.

Y ¿quién creen que creció también? Nuestra candidata, la doctora Sheinbaum dejando muy claro que la diferencia es abismal…

 

Entonces, a ver, si el asunto es que están ardidos, si el asunto es que están enojados, si el asunto es que están furiosos porque no les salen sus estrategias, pues tienen simple y sencillamente que estar tratando de hacer shows apegados a su manual, apegados a su reglamento, a su documento base de campañas sucias.

¡Ya basta!

Acaben con el doble discurso y acepten la realidad.

Facebook
Twitter
Email
Print
WhatsApp

Deja un comentario