fbpx

El PRIAN privatizó los ahorros de los trabajadores con las AFORES

El PRIAN privatizó los ahorros de los trabajadores con las AFORES para darles fondos a la banca privada, como lo hizo con el FOBAROA

  • Senado aprobó crear el Fondo de Pensiones para el Bienestar.

  • Fue remitida al Ejecutivo Federal para su trámite correspondiente.

 

Versión estenográfica de la senadora por Tabasco, Mónica Fernández Balboa, durante el debate a la reforma en materia de pensiones.

 

En julio de 1990 el PRIAN instauró el Fondo Bancario de Protección al Ahorro, el decreto en el Diario Oficial de la Federación dice: “El Banco de México administrará un fideicomiso que denominará FOBAPROA, cuya finalidad será la realización de operaciones preventivas tendientes a evitar problemas financieros que pudieran presentar las instituciones financieras de banca múltiple.

 

En 1996 el gobierno con la hegemonía del PRIAN, el mismo PRIAN de antes, que es el mismo PRIAN de ahora, y que siguen juntos, hicieron la privatización de los ahorros y los fondos de los trabajadores, convirtieron los fondos en privados, privatizaron los ahorros de los trabajadores para que estos tuvieran fondos, los bancos.

 

Un poquito después convirtieron ese rescate del Fobaproa en deuda pública para seguir financiando a los bancos. Y se decía que aquel entonces el 55 % de esa deuda estuvo destinada para sacar a empresarios y banqueros prominentes de esa crisis, bueno, hasta se fueron a cartera vencida para que el gobierno liquidara la deuda de ellos.

Y después de estas acciones que hoy seguimos viendo y padeciendo que realizo la hegemonía del PRIAN… que aún viven juntos, vienen a defender aquí con mentiras y gritos y a decir sandeces airadamente, hablan de robar cuando les ha encantado esa palabra con el Fobaproa y la privatización del Sistema de Pensiones en México, que fue precisamente para robarse el dinero de los trabajadores y beneficiar a sus cuates y a la oligarquía que representan. Y hoy les quiero decir que hoy hay más de 56 millones de ahorros y de ahorradores y de Afores en sólo diez bancos.

 

Y quiero enseñarles, si me pueden ayudar, aquí está la lista de los diez bancos que tienen estas Afores, pero ¿Qué creen? El primer lugar con más del 25 % de estas pensiones las tiene Coppel, que, hasta coordinadores de campaña, de la candidata del PRIAN son en Sinaloa, y el segundo lugar tiene el    16.5 % de las pensiones el Banco Azteca, patrón y pagador de algunos personajes que tienen la tarea de impedir que los trabajadores tengan una pensión justa.

Nosotras y nosotros vamos por una pensión digna y justa para las y los trabajadores de México. Por ello se está proponiendo crear el fondo solidario para complementar las pensiones de los trabajadores que reciben hasta el salario promedio registrado en el IMSS y así garantizar que se jubilen con el 100 % del salario.

 

Está muy claro en el proyecto que estamos discutiendo. Es muy sencillo, ya dejen de mentir, están desesperados, porque sus jefes de los poderes fácticos y de la oligarquía están desesperados y por eso con falsedades quieren venir engañar nuevamente y volver al pasado de corrupción, porque, aunque es duela, México sabe que la transformación progresista inició en el 2018 privilegiando la justicia social y salvaguardando los derechos de las y los trabajadores de México.

Afores deben ser redefinidas para tener pensión digna

  • Texto publicado por la senadora Mónica Fernández Balboa en el periódico Publímetro.

 

No hay duda de la necesidad de cambios en los sistemas de ahorro para el retiro de los trabajadores, si queremos que realmente cumplan con el objetivo para el que fueron creados: garantizar una pensión digna en la etapa final de la vida. Lo que en todo caso es necesario definir es qué tipo de cambios se requieren y cómo los instrumentaremos para que resulten eficaces y eficientes, antes de que la realidad nos rebase.

Desde el primer esquema, surgido con la creación del Instituto Mexicano del Seguro Social hace casi ocho décadas, el tema ha sido cómo podemos ofrecer una pensión suficiente a los jubilados. Los cambios demográficos, los avances médicos y científicos que han hecho crecer la expectativa de vida, la inversión de la pirámide poblacional que ya estamos presenciando y que se acentuará en el futuro, junto con el estancamiento de la productividad y del poder adquisitivo de la población, han generado una creciente insuficiencia de los cálculos y las previsiones.

 

A fines del siglo pasado, la conformación del sistema vigente pareció darle una salida al asunto, pero en la actualidad, ya antes de la emergencia sanitaria estaba clara la urgencia de revisarlo. Las distorsiones que ha introducido la pandemia a variables como el empleo, el ingreso, el producto interno, e incluso las condiciones de salud que prevalecerán los siguientes años entre los trabajadores y sus familias, hacen más perentorio encontrar soluciones y formas novedosas de operarlas.

Se trata de un desafío complejo que no tiene una respuesta sencilla. Hay que considerar la suficiencia de los ahorros para ese fin, la manera de elevar sus rendimientos, protegerlos de la inflación y las fluctuaciones económicas, y por el contrario, convertirlos en un factor del dinamismo y la fortaleza financiera nacional. Su adecuada solución incidirá en el futuro que nos aguarda a todos, al que deberemos hacer viable con la mayor seriedad y responsabilidad.

El Presidente de la República ha anunciado que enviará al Congreso una iniciativa de reforma sobre la materia, y desde luego en ambas cámaras las y los legisladores así como los grupos parlamentarios, tendrán también propuestas e ideas para ajustar y fortalecer el sistema de retiro. No podemos permitir que la situación de pobreza y vulnerabilidad en la que vive la mitad de la población, derive en que esos males se acentúan en la etapa final de la vida de las y los mexicanos. Estamos ante una responsabilidad ineludible.

 

Lee esta columna en Publímetro AQUÍ.