fbpx

Una sociedad más incluyente y tolerante

¿En la política y la sociedad persisten los discursos discriminatorios contra las personas trans?

 

Desde hace más de dos décadas se estableció en el primer artículo de la Constitución la prohibición expresa a cualquier forma o conducta que discrimine a las personas por las más diversas razones, como es el origen étnico, la edad, sus preferencias políticas e incluso su orientación sexual.

 

El hecho de que dicha disposición se encuentre al inicio de la carta magna no es casual. Se trató de darle la más alta prioridad a ese precepto para construir una sociedad incluyente y de las diferencias, así como respetuosa de todas las personas en el marco del libre desarrollo de la personalidad.

Pero, sobre todo, implicó incorporar la no discriminación como un derecho fundamental de las y los mexicanos.

Ese ha sido un paso trascendental para transformar una sociedad excluyente e intolerante con la enorme diversidad que hoy nos caracteriza. Sin embargo, es evidente que el reconocimiento jurídico y legal, junto con una serie de políticas públicas, no han sido suficientes para acabar con algunas prácticas discriminatorias.

 

Lamentablemente, en días recientes hemos atestiguado expresiones que atentan contra una comunidad que lucha por reivindicar y ejercer en libertad y plenamente sus derechos.

En ese sentido, son reprobables todos los hechos y manifestaciones violentas, tanto verbales como de otra índole, que, con un doble discurso y con gran hipocresía, desde las posiciones más rancias y conservadoras pretenden ignorar el derecho humano a la diferencia y exacerban el odio entre las personas. Debe haber respeto de todas partes.

Sin duda hay avances, pero aún falta mucho trabajo para sensibilizar a algunos sectores de la sociedad y a liderazgos políticos y sociales que se aprovechan de circunstancias inadmisibles para mantener posiciones que se suponen superadas, en lugar de abrir espacios para incluir a todas y a todos.

 

Por eso, es momento de construir en unidad un México respetuoso de todos los seres humanos sin importar su condición personal. Vivimos tiempos de profundos cambios que todas y todos debemos entender, aceptar y, ante todo, respetar el derecho de cada quien a ser distinto.

Lee este artículo en Publimetro AQUÍ.

Nueva categoría: “género y diversidad sexual” en Premio Nacional de la Juventud

  • Con 75 votos a favor y dos abstenciones Senado reforma a la Ley de Premios, Estímulos y Recompensas Civiles.

 Versión estenográfica de la presentación del dictamen de la Senadora Mónica Fernández Balboa, presidenta de la Comisión de Gobernación.

 

Compañeras Senadoras y Senadores:

El día de hoy, presento el Dictamen de las Comisiones Unidas de Gobernación y de Estudios Legislativos, Primera a la Iniciativa con proyecto de decreto por el que se reforma el artículo 72 de la Ley de Premios, Estímulos y Recompensas Civiles.

 

Este dictamen fue aprobado por las comisiones dictaminadoras, con esta reforma se propone adicionar la distinción “género y diversidad sexual” al Premio Nacional de la Juventud, con la finalidad de premiar a la juventud perteneciente a la comunidad LGBTIQ+ que luchan por el acceso a los derechos humanos, a la visibilidad de la comunidad en los asuntos públicos y en general por el reconocimiento y la no discriminación. Las y los integrantes de las comisiones dictaminadoras consideramos fundamental el pleno respeto de los derechos humanos y así construir una nación de absoluta tolerancia, libertad e igualdad, en donde todas y todos seamos libres de tener una vida digna. Sin excepciones, sin discriminación, sin importar la elección concreta que cada quien realice en los distintos ámbitos de su desarrollo humano, en el ejercicio pleno de su libertad.

 

Por ello resulta importante fortalecer la participación de las y los jóvenes en la vida pública de nuestro país, con la posibilidad de incidir no solo en la agenda pública sino en la creación de leyes y políticas públicas transformadoras. Desde este Senado de la República hemos aprobado diversas leyes que buscan prevenir y eliminar todas las formas de discriminación que se ejerzan contra cualquier persona. Sin embargo, los cambios en la legislación por sí mismos no son suficientes, éstos necesitan ser complementados con esfuerzos para cambiar las actitudes sociales. Esta reforma es una modificación más que contribuye a la promoción de los derechos humanos de la comunidad LGBTIQ+ y así erradicar todo tipo de discriminación, y en este caso, particularmente la discriminación por su orientación sexual e identidad de género.