Una larga historia de crímenes contra políticos

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on print
Share on whatsapp

Texto publicado en el periódico Publimetro.

 

Lamentablemente en México hemos vivido desde hace varias décadas una ola de violencia en contra de las y los abanderados de las distintas fuerzas políticas que gozan de cierto liderazgo social.

 

En especial, la izquierda ha sido acosada en casi todas las regiones del país como si se tratara de acciones para desalentar la participación ciudadana o de acallar las voces que reclaman cambios en sus comunidades o se confrontan con intereses poderosos que se resisten a perder sus privilegios.

Muchos de esos grupos parece que están involucrados en actividades ilícitas y consideran que algunos personajes, de obtener alguna posición política relevante, los pondrían en una circunstancia de riesgo.

El asunto ha escalado hasta los más altos niveles. Hay que recordar que hace 27 años el candidato presidencial Luis Donaldo Colosio sufrió un atentado en el que perdió la vida, o lo mismo sucedió recientemente con un ex gobernador en Jalisco, pero lo mismo ha sucedido con un número considerable de personas que han sido víctimas de intentos o de actos arteros.

Es una pena que se ataque la lucha que millones de mexicanas y mexicanos hemos impulsado, aun en condiciones de enorme complejidad y que se ha caracterizado por hacer constantes llamados a mantener la paz social. La exacerbación de la violencia política afecta a todos, pero de manera destacada a las mujeres.

En ningún caso es admisible que se den esos ataques. En particular para alcanzar una auténtica democracia en la que todas las personas puedan participar en la vida política de manera libre y segura. Es indispensable no sólo que el Estado contribuya crear condiciones propicias para la contienda, sino que la sociedad en su conjunto se sume para rechazar e impedir esas expresiones violentas. Este debe ser un esfuerzo conjunto de todas y todos para lograr que nuestra democracia se consolide.

 

Lee esta columna en Publimetro AQUÍ.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on print
Print
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario